Órbita Gadita | Costasur.com

Turismo callejero en Cádiz | Viajes, Autobuses, Apartamentos

Órbita Gadita | Costasur.com - Turismo callejero en Cádiz | Viajes, Autobuses, Apartamentos

Las chicas de La Clandestina

Lola Lópiz y Lola y María Martín-Arroyo, roteñas y residentes en Cádiz son las tres mosqueteras de La Clandestina Librería-Café, el rincón más  increíble que tiene Cádiz en eso de tomar tartas, leer libros y saborear un rico café.

Nunca he estado en París, pero me imagino que las librerías allí deben tener el aspecto romántico e inspirador de La Cladestina: con su música tranquila de fondo y su ambiente rodeado de magia y de libros…  La verdad es que entran ganas de usar una buena boina parisina cuando entras a la Calle José del Toro, 23.

Espacio La Clandestina

 

El equipo formado por madre e hijas tiene a las hermanas Lola y María al mando. No conozco a mejores anfitrionas porque ellas saben que la cafetería es, ante todo, un punto de encuentro y así te hacen sentir: “encontrada” “hallada”, como en casa…  Por eso las he elegido a ellas para inaugurar el apartado “Gente de Cádiz”.

Con las propietarias de La Clandestina. De derecha a izquierda: Liza, María, June, Lola y Mar

 

María es bióloga y hasta donde yo sé estudiaba sociología (ya le preguntaremos cómo va con eso) y Lola es economista. Las dos son roteñas de origen. ¡Mira! Eso era algo que no sabíamos ¿eh? Yo siempre las había hecho en Cádiz. Son cálidas, encantadoras e increíbles: muy buenas en lo que hacen y son el alma de La Clandestina: ni libros, ni espacio, ni presentaciones de libros… son ellas quienes hacen de ese rinconcito uno de los sitios con más magia de Cádiz.

¡Es que lo que es, es!

¿Qué ha pasado con el burrito Platero?

En estos días La Clandestina además ha sido noticia por otros motivos. ¡El precioso burrito platero que tenían en la puerta ya no está!

El burrito de La Clandestina

El Platero de cartón piedra era obra del roteño Prudente Arjona. Originariamente se había creado para una stand familiar del Mercao de To Santos. Las chicas de La Clandestina decidieron que era ideal para su cafetería y ha permanecido durante mucho tiempo a la vista de todsa y todos: alegrándonos la vista hasta hace muy poco… Y es que por una queja vecina anónima ha acabado eliminado el burrito de la calle.

Como explica el periodista Fernando Santiago, “ya no se siente por las calles de Cádiz el trotecillo alegre de ese burrito pequeño, peludo y suave; tierno personaje literario de esa bella narración lírica cuyo centenario ahora se celebra. Tan refinada prosa poética aconsejó a la Academia Sueca conceder el Nobel de Literatura a Juan Ramón Jiménez en 1956 al final de su largo exilio, en el cual murió dos años después. Un hermoso icono de nuestra mejor poesía, y de nuestra historia reciente”. Escucha el asunto en La Ser aquí.

Sea como sea, con platero o sin él, seguiremos acudiendo a La Clandestina para encontrarnos, disfrutar de la amabilidad y la fresca tarta de zanahoria (¡mi preferida!) por mucho que esto despierte envidias y denuncias irrisorias que no nos dejan ocupar el espacio de manera creativa y entusiasta.

“Ladran, luego cabalgamos”

PD: Hay que aclarar que esta última frase no es de Cervantes -como mucha gente piensa- sino de Goethe. Es de su poema “Ladrador” (1808) en el que la primera frase es: “Ladran, señal de que cabalgamos”.

Categoría: Gente de Cádiz

Y tú ¿Qué opinas? ¡Dinos en qué nos hemos equivocado o en qué hemos acertado en Comentarios!

A %d blogueros les gusta esto: