Órbita Gadita | Costasur.com

Turismo callejero en Cádiz | Viajes, Autobuses, Apartamentos

Órbita Gadita | Costasur.com - Turismo callejero en Cádiz | Viajes, Autobuses, Apartamentos

“Siempre estuvo allí…” | La historia de La Dama de Cádiz

“Aprende a respetar y a seguir las señales”. Es una frase de El Alquimista de Pablo Coelho.

Otras frases son: “existe un lenguaje que va mas allá de las palabras”. “Si aprendo a descifrar este lenguaje sin palabras, aprenderé a descifrar el mundo.

Y otra no menos importante, “cuando tenemos los grandes tesoros delante de nosotros, nunca los reconocemos“.

Yo sí creo en las señales. La vida me ha enseñado que tengo que creer en ellas porque, si eliminara toda las veces en las que atendí a esas señales y me indicaron varios caminos, sería una persona que se niega a ver lo que tiene delante: que la vida tiene muchos más lenguajes que aquellos que nos atrevemos a expresar.

No sé si Pelayo Quintero Atauri, arquéologo y natural de Cuenca, creía en la señales cuando vino a Cádiz. Más le hubiera valido…

 

El tema es que Quintero (1867-1946) dedicó parte de su vida a encontrar una figura femenina: un sarcófago del que nadie había oído hablar. Años atrás, y de manera casual, se produjo el hallazgo del sarcófago antropoide masculino (de origen fenicio). Fue en la zona conocida como “Punta de la Vaca” y el descubrimiento tuvo lugar en 1887.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El arqueólogo tenía una intuición sobre el hecho de que la figura femenina debía existir y, sencillamente, dedicó parte de su vida a buscarla. Incluso se cuenta que se obsesionó hasta tal punto con “la dama” que soñaba noche tras noche con ella.

Al genio loco de Pelayo Quintero le tocó, pues, leer su “obsesión” y entender las señales. Excavó necrópolis púnicas y romanas, runas, ánforas, lucernas… halló y encontró… mas el sarcófago femenino jamás apareció.

Resignado, el arquéologo decidió marcharse a Tetúan en 1939.

 

 

Pelayo murió y pasaron los años hasta que un día sus señales volvieron a vibrar en Cádiz. El 26 de septiembre de 1980 (y en un solar de que fue calle Ruiz de Alda), una excabadora fue a topar con un gran mármol. El trabajador fue a descubrir qué fue aquel impacto y encontró huesos en la tierra y avisó a las autoridades.

Ramón Corzo intervino y comenzó la inspección arqueológica: el sarcófago fenicio femenino existía y había aparecido. Pelayo tenía razón…

Tremenda sorpresa para Corzo (paradojas de la vida y burlas de las señales) haber hallado a la llamada “Dama de Cádiz” justo debajo de la casa de quien había dedicado su vida a buscarla: Pelayo Quintero.

Los restos del sarcófago femenino descansaban bajo las palmera de su propio patio.

Felipe Benítez Reyes escribió en Mercado de Espejismos al respecto:

«Quintero Atauri tuvo, en fin, un sueño, pero nunca supo que dormía sobre ese sueño.. Jamás se nos ocurre mirar la tierra que pisamos cada día de nuestra existencia, aunque la mayoría de las veces esa tierra pisoteada es el único tesoro accesible: un lugar insignificante en el universo».

Anécdotas de La Dama ¿Y si no fuera ella?”

Lo cierto es que el sexo de la persona encontrada no ha sido posible conocerlo (tampoco se sabe el del masculino) así que la dama fácilmente podría ser tanto un hombre como una mujer. Antoni Álvarez, en unas declaraciones a La Voz, aseguraba que ” no sería descabellado pensar que las familias pudientes del Cádiz fenicio de la época no encargaran estas piezas de lujo ‘a la carta’, sino con independencia del sexo del receptor”.

¿Dónde puedes ver a La Dama de Cádiz?

Además de todo, hay que decir que La Dama de Cádiz, así como el sarcófago masculino, son ejemplares únicos de este tipo (al menos encontrados en España hasta la fecha). En Europa sólo existen algunos con mucha menos calidad en Sicilia.

Son espectaculares y mágicos (yo no me cansaría de visitarlos) y los encuentras en el Museo Arqueológio de Cádiz situado en la céntrica Plaza de Mina.

Asimismo, y ya que tenemos tantas cultura fenicia en Cádiz (a pesar de ser un pueblo tan desconocido), se acaba de inaugurar el nuevo yacimiento arqueológico fenicio (viviendas y calles que datan del S. VIII a.C.) encontrado en la ciudad, el más importante de la Cuenca del Mediterráneo. Se encuentra bajo el Teatro  de Títeres de la Calle San Miguel y , por ahora, el acceso es gratuito.

El yacimiento abre de martes a domingo bajo el siguiente horario:

De martes a domingo:
De 10:00 a 13:00
De 17:00 a 20:00. (A las 19:15 entrará el último grupo)

Cada visita dura 45 minutos y sólo se puede entrar en grupos de 30 personas.

¡Mucha historia y mucha leyenda la que se esconde en Cádiz!

¿Te atreves a leer las señales?

Y tú ¿Qué opinas? ¡Dinos en qué nos hemos equivocado o en qué hemos acertado en Comentarios!

A %d blogueros les gusta esto: