Órbita Gadita | Costasur.com

Turismo callejero en Cádiz | Viajes, Autobuses, Apartamentos

Órbita Gadita | Costasur.com - Turismo callejero en Cádiz | Viajes, Autobuses, Apartamentos

Poniente o Levante en Cádiz | ¿Qué viento sopla?

¿Hay algo más típico en Cádiz que hablar del tiempo? Sí, hablar de un aspecto concreto del tiempo: el viento. Expresiones como “¡qué levantazo!”, “menuda ventolera! “esto es levante” o “¿esto qué es poniente o levante?” nos da la sensación de que en Cádiz se tiene una obsesión con el tiempo. En Chiclana se dice “el primer feriante es el levante” porque en cada feria de San Antonio tiene presencia este molesto sujeto.

La explicación, sin embargo, es bastante simple: Cádiz es un pueblo marinero, enraizado al mar y a la navegación y es imposible que no haya heredado ese lenguaje marinero y esa sabiduría en torno al viento que sopla y al tiempo que hace. ¿Cómo íbamos a saber entonces cómo estaría el mar y hacia dónde tendríamos que colocar nuestras velas?

Hoy nos hemos propuesto la difícil tarea de hacer distinguir a una persona turista entre viento de poniente y de levante. ¿Lo conseguiremos? Ahí va el intento.

Viento de Levante | ¡Ohjú qué levantera!

Foto de J.J. Merelo | Vía Flickr

Quien no es de Cádiz se ríe cada vez que “olemos” el levante: lo sentimos en ese codo que está un poco jodido, en esa pierna que duele… nos tira el cuerpo al suelo. ¡Qué sensación tan desagradable!

Con todo esto, ¿de dónde nos viene el Levante? Pues nos viene más o menos desde Conil pero el viente de levante tiene su origen en la depresión sahariana (de ahí que se tan caliente y seco). Directamente cruza el Estrecho y, debido a que éste hace de embudo, el viento acelera su velocidad (puede llegar a alcanzar por momentos unos 100 km/h).

¿Qué más datos nos indican que estamos ante viento de levante en Cádiz?

¡Fíjate en las banderas de la playa! Si hace levante, apuntan al oeste (hacia el mar). El viento viene del interior (no del mar) y es seco seco y caluroso caluroso. El cielo además se vuelve turbio en los días de levante y tendrás que lidiar con el polvo y la tierra: ¡cuidado con los ojos! Usa tus gafas porque como se te meta un chino lo lamentarás. Todo ello hace que el levante nos ponga de muy-mal-humor y que los planes tengan que ser “dentro de algo” lo que nos vuelve a poner otra vez de-muy-mal-humor.

A los insectos les encanta el levante: se te pegarán mosquitos por doquier al cuerpo y te entrarán por la nariz. ¡Uy, qué agradable! Y, otra cosa, la playa no es una opción con levante. Bueno…

“Yo he visto cosas que vosotros no creeríais: Atacar naves en llamas más allá de Orión. Y he visto a gente que, con levantera y todo, insiste en ir y permanecer en la playa…”.

Si aun así insistes y encima te quieres llevar tu sombrilla, recuerda que ésta puede convertirse en un arma de destrucción masiva giratoria si el viento decide que no va a estar más anclada a la tierra. A no ser que estén combatiendo vampiros, el palo puede acabar en el pecho de alguien ¡Cuidado!

 

Lo bueno del levante es que nos deja la atmósfera bien limpia. ¡Se lleva las bacterias! Aun así no es un vecino muy agradable: para qué nos vamos a engañar.

¿Y el Poniente?

Foto de Basilievich | Vía Flickr

Con poniente, el viento llega del mar fresco y las banderas apuntan hacia el interior (este). Son vientos Atlánticos del Oeste y Suroeste.

En poniente, además, tenemos un cielo mucho más despejado y limpio: se puede respirar mejor y hay mayor visibilidad: el sol suele brillar bastante y se tienen unos colores muy bonitos del paisaje.

Otra cosa muy bonita y curiosa que nos deja el viento de poniente es que escuchas el sonido del mar a más de un km. en tierra. El aire desplaza el sonido.

Aunque, sin duda, la mayor diferencia es la temperatura: el poniente -al contrario que el levante- es fresco y mucho más agradable ya que enfría la temperatura del agua. También hay, es obvio, una mayor sensación de frío.

No es que nos guste más el poniente pero, “en comparación con”, sí nos quedamos con éste.

Sin más, esperamos que estas indicaciones te aclaren algo sobre nuestros vientos y que así, llegado el momento oportuno puedas decir aquello de “¡menuda levantera! sin equivocarte de expresión.

guía de cádiz

 

Categoría: Idiosincrasia

Y tú ¿Qué opinas? ¡Dinos en qué nos hemos equivocado o en qué hemos acertado en Comentarios!

A %d blogueros les gusta esto: