Órbita Gadita | Costasur.com

Turismo callejero en Cádiz | Viajes, Autobuses, Apartamentos

Órbita Gadita | Costasur.com - Turismo callejero en Cádiz | Viajes, Autobuses, Apartamentos

Con las bombas que tiran los fanfarrones se hacen las gaditanas tirabuzones

Cádiz es combativa siempre pero lo es por todas las razones por las que pensamos que no es combativa. Y es que el carácter alegre y pasota de la ciudad (sin caer en generalizaciones absurdas) tiene un punto subversivo que confirma su historia lejana y cercana.

¿Quién dijo que la alegría no puede acabar con las guerras?

En este sentido, las mujeres gaditanas siempre han sido ejemplo de fuerza y de eso -alegría-; a pesar de que las situaciones no les hayan venido siempre de cara. Su papel activo en el devenir de su tierra ha sido vital y lo mismo ocurrió en la batalla contra Francia que culminó con la derrota del ejército napoleónico y el nacimiento de las Constitución de Cádiz cuyo nombre confirma la guasa con la que esta revolución se hizo: La Pepa (de 1812). La primera constitución española.

Para que te hagas una idea, España fue invadida por el ejército de Napoleón de 1808 a 1812. Todo el país se levantó en la llamada Guerra de la Independencia pero todo el país fue vencido a excepción de varios puntos donde se mascó la resistencia: Zaragoza, Bailén, Gerona y (fítetú) Cádiz.

Pero es que lo de Cádiz es para reír y no parar de echar gota porque la guerra se la pasaron básicamente por el forro. No tuvieron ningún tipo de temor a la fureza francesa y todos los cánticos e historias de la época así lo confirman. ¡Vamos! Que lo de Cádiz fue chulería pura.

Artillería y Tirabuzones

El ejército, como no podía ser de otra manera, la tomó con Cádiz y la ciudad fue bombardeada de manera constante por la artillería francesa con el Almirante Rosilly y el Mariscal Soult al mando.

Que qué hacía Cádiz con el plomo de las granadas francesas? Los gaditanos no sé. Las gaditanas, tirabuzones…

Y esto es así tal y como os lo cuento. El plomo era usado por las mujeres como pinza para rizarse el cabello. Lo hemos podido saber gracias a estos tanguillos y letrillas que nos llegan de la época que se ha versionado en varias películas.

 

Cañones de artillería,

aunque pongan los franceses
cañones de artillería,
no me quitarán el gusto
de cantar por “Alegrías”.

Con las bombas que tiran
los fanfarrones
se hacen las gaditanas
tirabuzones.

Que las hembras cabales
en esta tierra
cuando nacen ya vienen
pidiendo guerra.
¡Guerra! ¡Guerra!

Y se ríen alegres
de los mostachos
y de los morriones
de los gabachos.

Y hasta saben hacerse
tirabuzones
con las bombas que tiran
los fanfarrones.

Son de piedra y no se notan,
las murallitas de Cádiz,
son de piedra y no se notan,
“pa” que en ellas los franceses
se rompan la cabezota.

Con las bombas que tiran
los fanfarrones… (etc)

 

 Más de 200 años tiene ya esta canción gaditana.

Nuestra alegría viene de mucho más lejos….

 

* Para que os hagáis una idea de la guasa:

El 12 de marzo empiezan los bombardeos con dos unidades de un tipo diferente de obús, pero no logran causar daños significativos a Cádiz. Entre el 13 y 31 de marzo se contabilizan 515 granadas tiradas contra Cádiz, de esta cantidad el Diario Conciso de la época publica:

“Tan segura es la puntería y el alcance de los tales obusones, que de las 515 tiradas á Cádiz, han quedado la friolera de unas 475 en la bahía, donde ni un rasguño se sabe que hayan hecho a nadie, como no sea á algún besugo, ó dorada. La lista de las desgracias ocurridas con las 40 que habrán llegado á Cádiz, solo dexa de ser tan cómica como la vez pasada, por la única desgraciada casualidad de que un caballero oficial que se hallaba en su cama, quando cayó una de ellas, recibió un golpe que le rompió una pierna; pero aunque con pérdida de esta, ya no peligra su vida pues lo demás se reduce á unos quantos vidrios rotos, algunos cascotes arrancados, y una gallina muerta, dos contusas, y tres dispersas por la ventana del gallinero de la casa del Sr. marques del Pedroso, donde cayó otra dé las 40. Cotéjese esta verdadera relación con las ruinas y mortandad que los Soult, los Sotelos y demás canalla gabacha y agabachada han anunciado en sus papeles y conversaciones“.

guía de cádiz

10 fotos en Blanco y Negro que tienes que hacerte en Cádiz

Cádiz es la ciudad de la luz por excelencia, lo que no quiere decir que nuestra cámara de fotos no pueda captar aquí imágenes increíbles en blanco y negro. Desde las calles empedradas de Jerez, hasta El Palmar pasando por El Puerto de Santa María. ¿Te atreves a pasar del color al blanco y negro? ¿Es un riesgo?

 

 ¡Vamos a verlo!

1. Azoteas

Azoteas de Cádiz

Retornos Del Amor En Una Azotea | Rafael Alberti

Poblado estoy de muchas azoteas.
Sobre la mar se tienden las más blancas,
dispuestas a zarpar al sol, llevando
como velas las sábanas tendidas.
Otras dan a los campos, pero hay una
que solo da al amor, cara a los montes.
Y es la que siempre vuelve.

Allí el amor peinaba sus geranios,
conducía las rosas y jazmines
por las barandas y en la ardiente noche
se deshacía en una fresca lluvia.

Lejos, las cumbres, soportando el peso
de las grandes estrellas, lo velaban.
¿Cuándo el amor vivió más venturoso
ni cuándo entre las flores
recién regadas fuera
con más alma en la sangre poseído?

Subía el silbo de los trenes. Tiemblos
de farolillos de verbena y músicas
de los quioscos y encendidos árboles
remontaban y súbitos diluvios
de cometas veloces que vertían
en sus ojos fugaces resplandores.

Fue la más bella edad del corazón. Retorna
hoy tan distante en que la estoy soñando
sobre este viejo tronco, en un camino
que no me lleva ya a ninguna parte.

2. Playas

Las playas de Cádiz pueden ser las mejores playas urbanas o las mejores playas desiertas: depende de lo que elijas. Si te metes entre las dunas, siempre puedes echar fotazas en blanco y negro: la suavidad de la arena se captará perfectamente en la imagen.

Playa El Palmar

3. Paredes pintadas

Cádiz es tan antigua, que las pintadas de las paredes en la calle junto a esos muros que a veces se caen, generan un buen contraste para echar fotos. Si no… mira esta imagen.

Instantánea tomada en El Puerto de Santa María

4. Aprovechando cada espejo

Cada rincón del a calle con espejos redondos pueden servirnos para desarrollar una buena idea de foto. Salúdate o pide a quien esté contigo que haga un gesto a la cámara.

5. Perritas y perritos

Ya te habíamos hablado de las perras y los perros en Cádiz y del protagonismo que tienen, sobre todo en la capital. Captar al relación entre perrx y dueñx puede ser muy buena idea para una foto. ¡Pero cuidado que pueden morder! ¡Ambxs!

Imagen captada en Vejer

6. Para reírse Si te interesa, sigue leyendo…

Cádiz entre fantasmas

En Cádiz hay fantasmas por todos sitios y, además, hay fantasmas en Cádiz de los de verdad. O al menos eso dicen…

Si introducimos las susodichas palabras claves en google (“fantasmas en Cádiz”), nos sale que disponemos de estos fenómenos por diferentes zonas. Hay fantasmas en Cádiz en la Facultad de Empresariales (antiguo Hospital de Mora), también en el Museo de la Casa del Obispo, Casa Cuna, Ayuntamiento y Cementerio de San José, entre otros… Podríamos añadir la Casa Aramburu donde dicen que se parece su anterior dueña, Micaela Aramburu cada Semana Santa para ver los pasos desde su ventana.

Retrato de Micaela Aramburu

Te explicamos qué se dice y habla de estos supuestos fenómenos paranormales para que, cuando quieras, te hagas tu particular ruta fantasmagórica por Cádiz.

¡Hasta que se te haga de noche!

Fantasmas en la Facultad de Empresariales de Cádiz

Concretamente en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales. El edificio acogía antes un Hospital: el conocidísimo Hospital de Mora donde la mayoría de personas que permanecían allí eran heridas del bombardeo del frente popular contra la ciudad ejecutado por el Almirante Valdés.

Las y los estudiantes defienden que existen fenómenos raros en estas instalaciones: llantos de una niña por los pasillos (menudo cague), sombras que aparecen y desaparecen… El hecho más “terrorífico” se dio en la Biblioteca (antiguo mortuorio) donde la gente aseguró ver a una monja vestida con un hábito lleno de sangre.

La gente de Cádiz comenta que en aquel hospital much@s enferm@s estaban en el abandono y que las y los más pequeños eran obligad@s a tomar sus medicamentos de manera violenta. Aseguran, además, que se produjeron muchas negligencias.

La verdad es que aquí parecían felices…

Grupo de enfermeras y varias hijas de la Caridad cantando en el Hospital de Mora

¡Ya sabéis! ¡No degligenciéis!

¡Que me cabreo!

 

La Casa del Obispo

Entre los restos de la Casa del Obispo se esconden muchos misterios también. Durante un tiempo, la Casa fue un Asklepieion; una palabra de fácil pronunciación… Se trataba de un templo dedicado  a Asclepio (dios de la Medicina). Allí se hacían rituales religiosos para curar a las personas mediante técnicas de sueño. Él lo explica mejor que yo…

 CHAN CHAN CHAN…!!!!!

Presencias en Casa Cuna Si te interesa, sigue leyendo…

¿Por qué Cádiz no tiene plaza de toros?

este artículo

Todas las capitales andaluzas cuentan con plazas de toros al tener esta práctica su origen aquí. Sin embargo, el de Cádiz es un caso excepcional y bastante paradójico ya que ni siendo capital de provincia cuenta con una. En esto comparte situación con otras capitales de provincia como Las Palmas de Gran Canaria, Orense o Gerona que tampoco tienen plaza de toros.

Pero ¿tuvo alguna vez Cádiz plaza de toros? La respuesta es afirmativa. No solo la hubo sino que en ella tuvieron lugar numerosos acontecimientos históricos: muchos dolorosos; que todavía muchas gaditanas y gaditanos recuerdan.

La última plaza de toros con la que contó Cádiz fue cerrada el 18 de julio de 1967 y derribada totalmente el 15 de mayo de 1976.

Hemos tenido acontecimientos taurinos aislados en plazas portátiles. Ejemplo de ello es la que se ubicó en la zona de Telegrafía sin hilos el 3 de abril de 1993 o la corrida que tuvo lugar con motivo de la festividad Corpus Christi en 2006; todas ellas se las tuvieron que ver con numerosas crítica por parte de grupos antitaurinos.

La Plaza Asdrúbal era una plaza de toros

plaza asdrubal

Manolete, Carlos Arruz, Miguelín de Algeciras o Chano Rodríguez de Cádiz fueron algunas de las figuras que pasaron por la plaza de toros gaditana situada, antaño, en la actual Plaza Astrúbal.

Y todo no eran toros: combates de boxeo o actuaciones flamencas también tenían lugar aquí donde alguna vez que otra también se proyectaban películas. Actualmente, mucha gente llama todavía a esta zona “la plaza de toros”.

En la foto, la plaza de toros de Asdrúbal en mal estado: Podemos ver a los empresarios taurinos Diodoro Canorea y Enrique Barrilaro junto a los responsable municipales, Jerónimo Almagro, ya alcalde, y Vicente Moral.

En la foto, la plaza de toros de Asdrúbal en mal estado: Podemos ver a los empresarios taurinos Diodoro Canorea y Enrique Barrilaro junto a los responsable municipales, Jerónimo Almagro, ya alcalde, y Vicente Moral.

Sin embargo, la historia de la plaza de toros de Cádiz está marcada por la historia oscura que este país tuvo que padecer durante la Guerra Civil convirtiéndose entonces en un edifico protagonista de los hechos más dolorosos; razón por la cual muy pocas personas entonces e incluso ahora quieren saber de plazas de toros en la capital.

Paredón de fusilamientos

“Busco a mi abuelo lo fusilaron en la plaza de toros de Cádiz. Se llamaba ….”. Mensajes como éstos rondan todavía por la web buscando una respuesta.

Interior de la Plaza de Toros de Asdrúbal | Foto tomad de "Gente de Cádiz"

Interior de la Plaza de Toros de Asdrúbal | Foto tomad de “Gente de Cádiz”

Y es que la gente de Cádiz no olvida todavía el sonido de los pelotones de fusilamiento que se daban cita frente a la ya desaparecida plaza de toros. Un gaditano, Juan Figueroa hablaba en un reportaje en La Voz Digital sobre el asunto:

«La gente dejó de venir a los toros porque el que más o el que menos había perdido un pariente en este lugar. Fue una manera de guardarles luto puesto que existían muchos sentimientos encontrados. Al final tuvieron que cerrar la plaza en los años sesenta».

Se utilizaba la fachada como paredón por lo que, en señal de luto, la gente dejó de asistir a los festejos taurinos, lo que le llevó a la quiebra.

La plaza de toros de la Plaza Asdrúbal fue la primera que tuvo Cádiz que no era de madera.

Aunque ésta fue la plaza fija más reciente, la historia de Cádiz a acogido muchos lugares donde ubicó plazas de toros. Veamos algunos ejemplos:

La Plaza inaugurada por Isabel II

En 1862 y de madera. Fue construida en menos de un mes y tenía forma de polígono de 32 lados. Se demolió en 1916.

cadiz_capital

Plaza de toros de los Campos Elíseos

Foto tomada de "Gente de Cádiz"

Foto tomada de “Gente de Cádiz”

En la zona de Segunda Aguda e inaugurada en 1868 (hasta 1872) con capacidad para 3.000 personas.

En astilleros

Ya lo habíamos mencionado arriba: debido a las fiestas del Corpus, se instaló esta plaza de toros portátil frente al Corte Inglés.

Foto tomada de "Gente de Cádiz"

Foto tomada de “Gente de Cádiz”

Además de estas iniciativas, hubieron zonas donde se llevaron a cabo corridas de toros. Por ejemplo, en los cincuenta el “manicomio” de Capuchinos (patio del Convento de Capuchinos) acogió  una corrida con la sola presencia de vaquillas y becerros. La placita de San Severiano y una becerrada en el Castillo de Puntales fueron algunos de los lugares elegidos para dichos eventos.

 

“Siempre estuvo allí…” | La historia de La Dama de Cádiz

“Aprende a respetar y a seguir las señales”. Es una frase de El Alquimista de Pablo Coelho.

Otras frases son: “existe un lenguaje que va mas allá de las palabras”. “Si aprendo a descifrar este lenguaje sin palabras, aprenderé a descifrar el mundo.

Y otra no menos importante, “cuando tenemos los grandes tesoros delante de nosotros, nunca los reconocemos“.

Yo sí creo en las señales. La vida me ha enseñado que tengo que creer en ellas porque, si eliminara toda las veces en las que atendí a esas señales y me indicaron varios caminos, sería una persona que se niega a ver lo que tiene delante: que la vida tiene muchos más lenguajes que aquellos que nos atrevemos a expresar.

No sé si Pelayo Quintero Atauri, arquéologo y natural de Cuenca, creía en la señales cuando vino a Cádiz. Más le hubiera valido… Si te interesa, sigue leyendo…

#Gracias a Ediciones MAYI…

… por haberme remitido a casita su Guía de Cádiz. Por supuesto voy a leérmela entera porque seguro que hay mil cosas que todavía no sé de esta increíble ciudad.

Me ha gustado especialmente el apartado de “La ciudad donde comer es divertido“. Qué bien me lo paso conociendo y escribiendo aquí. De nuevo, muchas gracias…

A %d blogueros les gusta esto: